Para que un producto libre de humo tenga éxito a la hora de reducir el daño, por un lado debe presentar menores riesgos (comparado con seguir fumando) y, por otro lado, debe ofrecer una alternativa aceptable para los fumadores adultos actuales, de forma que estén dispuestos a adoptarlo y dejar los cigarrillos. Además del sabor y otros factores sensoriales, para lograr la aceptación por parte de los fumadores adultos es importante que el contenido de nicotina sea comparable al de los cigarrillos.

 

Los productos libres de humo contienen nicotina: ¿siguen teniendo riesgos?

 

Los productos que contienen tabaco o nicotina no son inocuos. Los menores de edad, las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y las personas con afecciones médicas como cardiopatías, hipertensión o diabetes no deberían usar productos que contengan tabaco o nicotina. Los menores de edad en especial no deberían tener acceso a productos que contengan tabaco o nicotina.

Varios estudios con animales, descritos en el informe de 2014 del Jefe del Servicio Federal de Sanidad de EE. UU., han demostrado que el consumo de nicotina entre los adolescentes puede afectar al desarrollo cognitivo1.

Sin embargo, varios estudios independientes han demostrado que, aunque la nicotina no sea inocua, no es la causa principal de las enfermedades relacionadas con el hábito de fumar2.

La mayor parte de los efectos nocivos derivados de fumar cigarrillos están causados por las sustancias químicas que se generan durante la combustión del tabaco.

Eliminar la combustión y, por lo tanto, reducir drásticamente los niveles de componentes nocivos (conocidos como componentes nocivos y potencialmente nocivos o HPHC, por sus siglas en inglés) – es la piedra angular del desarrollo de productos libres de humo.

Además de reducir o eliminar los HPHC, nuestro objetivo también es ofrecer un ritual de sabor y un nivel de nicotina comparable al de los cigarrillos para garantizar que los fumadores adultos con la intención de seguir fumando pasen a usar exclusivamente productos libres de humo.


 

“La nicotina por sí sola no es especialmente peligrosa y si se pudiera suministrar nicotina de una forma aceptable y efectiva como sustituto de los cigarrillos, se podrían salvar millones de vidas”.

― Read the report of the Tobacco Advisory Group

[1] The Health Consequences of Smoking—50 Years of Progress: A Report of the Surgeon General

[2] Read the report of the Surgeon General.